Irreverente, como siempre.

"...¿Platin, sí?... Aquí Audubon... Sí... Viejo, nos hemos olvidado de algo... ¿contra quién? ¿A quién le declaramos la guerra?... ¿qué?... Yo no le planteo cuestiones descabelladas, le planteo un asunto esencial... ¿teníamos que haberlo pensado nosotros? Nuestra tarea consiste en hacer la guerra, pero no en elegir al adversario, me parece que eso le compete a usted... Es usted quien lleva la cartera de Asuntos Exteriores... ¿que a usted le importa un comino? ¡Oh, a mí también!... Bueno... Es necesario que esto quede arreglado en seguida... ¿mañana por la mañana? De acuerdo..."